sábado, 29 de enero de 2011

Eclosión de Cotesia glomeratus

Paseando por los barrancos de Gebas, rambla de Algeciras, observo dos puestas en unos matorrales. Son de avispas parásitas: Cotesia glomeratus (antes Apanteles glomeratus, Hymenoptera, "Parasítica" Ichneumonoidea). Las de estas fotos miden sobre 3mm


De la primera de ellas, que creía que habían salido todas las avispas, eclosiona de pronto una que se para en el reflector del flash y aprovecho para fotografiarla.




Cerca hay otra puesta con la oruga parasitada más abajo


La avispa pone los huevos en ella y viven dentro hasta que emergen las larvas.

Este es el estado de la oruga de la que han salido las larvas que han realizado los capullos de arriba.


Hago un seguimiento de los capullos y tengo la suerte de ver, al cabo de unos días, cómo emergen las avispas. Las fotografías están hechas con un antiguo objetivo manual invertido con el que hay que enfocar a plena apertura a un cm de distancia y una vez enfocado cerrar el difragma también manualmente y disparar si apenas ver. Y así cada foto. Cualquier movimiento o mínimo desplazamiento malogra la imagen. En estas condiciones no exijáis mucha calidad a las fotos.

Sale la primera.


Otra está abriendo y tarda en romper la tapa. La primera acude varias veces e intenta ayudarle a salir


Mientras tanto sale otra avispa rápidamente por otro sitio


Al final, la patosa sale también


Dos días después hay cuatro ninfas todavía sobre los capullos


Pulsa la imagen para ver un detalle al 100% de la foto (el alto de la imagen es poco más de 1 mm real)


A los seis días siguen cuatro sobre los capullos.

Podéis ver un vídeo de un documental del tema aquí

viernes, 28 de enero de 2011

El picudo rojo Rhynchophorus ferrugineus

El picudo rojo Rhynchophorus ferrugineus se ha propagado descontroladamente afectando a importantes palmerales del sureste español. En octubre de 2007 fotografié el primer picudo rojo que encontré en un jardín de Murcia.


La verdad es que es un bicho simpático y bonito, a pesar del daño que produce a las palmeras. Parece que la fiebre constructiva de estos años y la importación desenfrenada y sin control de palmeras (de Egipto principalmente), para urbanizaciones, ha sido la causa de su aparición en la península.






Palmera infectada de picudo y otros coleópteros en el Campo de Cartagena.
El capullo está envuelto en restos de fibras de la misma. El olor desprendido por el corte de las podas en verano atrae a estos coleópteros.







Cinco años después, en 2012, el picudo está acabando con las palmeras de paisajes emblemáticos como la zona e río Segura junto al balneario de Archena


Mis currucas cabecinegras (Sylvia melanocephala)

Tengo una familia de currucas cabecinegras (Sylvia melanocephala) que todos los años me hacen los nidos en el mismo lugar; el primero, en primavera o antes, en una sabina negra y suelen repetir al principio del verano en un seto de mirto. La sabina está frente a la ventana de mi cocina y al lado ha tenido un tronco en el que les pongo comida (nueces, cacahuetes…) en invierno.

«Fotografías realizadas en condiciones muy concretas, estas aves no están en peligro y, en este caso, son muy familiares y casi asilvestradas. Realizan el nido en una zona de paso, año tras año. Si no paso casi rozando el nido no puedo entrar en mi vivienda. No hubiera realizado las fotografías en otras circunstancias. He potenciado su sedentarismo con un jardín autóctono, que atrae insectos y dispone de bayas para el otoño-invierno. No uso ningún producto de abono (excepto compost generado de podas y restos vegetales), no se fumiga jamás.»



Me he permitido fotografiarlas porque he observado que no se asustan de mí, y siempre que salen ambos padres del nido. Las fotografié en breves segundos para no molestarles. A veces las oigo alarmadas y sé que hay un gato por los alrededores, cuando me acerco a la sabina (es sitio de paso junto a la puerta de casa) no se alarman y permanecen acurrucando a los pollos.

Este es el desarrollo de los pollos en el nido (hay dos nidadas de diferentes años):

Nido en una sabina negra


La puesta


Pollos con un día (fotos realizadas en un menos de un segundo para no molestar)


Con tres días


Con cinco días piden comida a todo lo que se aproxima y son algo inconscientes del peligro




Con siete días


Con nueve días ya son más precavidos y se acurrucan intentando pasar desapercibidos


Con diez días ya tienen muchas plumas




a los doce días aproximadamente abandonan el nido y ya corretean con sus padres.

Y estos son los padres, primero la hembra y luego el macho:











Puedes ver aquí un detalle y más fotos de aves

Eclosión y ciclo de Argiope trifasciata

Octubre de 2006. Tenía varias Argiope trifasciata en mi jardín, una en romero y otras en efedra. Una de ellas era esta hembra.

Aquí la vemos con dos capturas. Empezó a hacer sus ootecas por noviembre.

En febrero estaban así.

En marzo salieron estas arañitas

que cuando había algún peligro o por la noche se reagrupaban en un pelotón.


Pronto desaparecieron las ninfas, no sé si comidas por otra araña o porque se largaron a vivir su aventura.

En 2013 a los 7 años, en el mismo lugar,
he fotografiado un subadulto macho de Argiope trifasciata

El mismo ejemplar al cabo de un mes:

Eclosión de Mantis ameles

Algunas noches, principalmente las noches cálidas de primavera y verano a algunos bichos les da por meterse en casa e ir de luz a luz. Les suelo dar cobijo para no soportar que me sigan de habitación a habitación, y al día siguiente fuera. Dispongo de una serie de cajas agujereadas –cajas de paquetes de DVDs o CDs, de insectos o de diapos– a las que cariñosamente llamamos "casa de acogida" donde coloco a los intrusos (palomillas, polillas, mantis, escolopendras, arañas, saltamontes y chinches…) y a la mañana siguiente los libero y, a veces, les hago una foto antes.
Esta vez, el 12 de marzo de 2007, le tocó a una pequeña pero gordita Mantis ameles. Cual fue mi sorpresa que a la mañana siguiente había puesto una ooteca en la caja de insectos. Inmediatamente la liberé sin fotografiarla, esperando se le pasara pronto el trauma.


Pasados dos meses y 10 días, el 22 de mayo, empiezan a salir las ninfas de mantis.




A continuación vemos a la del centro con algunas patas aún dentro


que sale definitivamente


Pronto, las ninfas toman parecido con su estado adulto


A los pocos meses, entra otra en la vivienda, ¿sería de las que salieron?